Ningún lugar al que volver

“Me temo que ni usted ni yo podemos parar la marcha del tiempo” (Rauffenstein, La grande illusion) Insistimos en las rutinas. Repetimos los gestos cotidianos como quien reza a un dios en el que apenas cree. Colocamos viejos objetos queridos a la vista. Nos empeñamos en recordar, en no olvidar. Pero es en vano. Todo […]