Equidistante no es un insulto

Molestábamos a unos y a otros, lo mismo nos llamaban fascistas que comunistas. Unos decían que éramos una panda de blancos prepotentes al servicio del capital, otros que les hacíamos el juego a los enemigos de la libertad. No faltó quien llegó a calificarnos de terroristas, cuando se perdió definitivamente el respeto por las palabras […]