Hoy es un gran día. Hoy es uno de esos días que suceden muy de vez en cuando.

Ante ciertos cambios sociales parecería que nos ponemos nerviosos, queremos verlos ya, queremos inminencia entre los diagnósticos y los resultados pero la mayoría de las veces, la inmediatez no es posible. En ocasiones se necesitan décadas. El día de hoy empezó a fraguarse hace veinte años.

Muchos de estos cambios al principio parecen INALCANZABLES, imposibles … “¿Queréis conseguir regular el comercio internacional de armas? pero que utópicos sois en las ONG” nos dicen, “Que fácil lo veis todo”

La mayoría de las veces los que quieren mantener el estatus-quo son muy poderosos. Aunque no los veamos, el mundo está lleno de barcos que van de Rusia a Siria, de China a Sudán… cargados de todo lo necesario para cometer todo tipo de atrocidades. Detrás de ellos hay gobiernos, grandes empresas, mafias, traficantes, grupos armados y ejércitos. Las armas son un negocio de dimensión mundial en el que cada día se invierten y se ganan auténticas fortunas.

A pesar de todas las dificultades, muchas organizaciones de todo el mundo (como Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, y Fundipau) decidimos cargarnos de paciencia. Siempre supimos que nos sobraban las razones, por eso establecimos estrategias, redactamos informes, salimos a la calle… y chillamos. Llamamos la atención de los gobiernos y apelamos a su responsabilidad. Era necesario salvar vidas y reducir el sufrimiento humano.

Y después de incidir, reincidir y volver a reincidir durante muchos años, la mayoría de los gobiernos nos han escuchado y 155 acaban de votar a favor de un Tratado Internacional que regule el comercio de armas.

Hoy es un gran día. Hoy es uno de esos días que suceden muy de vez en cuando, en el que te sientes en un mar de fuegos artificiales, un cosquilleo te recorre por el cuerpo y saboreas la capacidad tan enorme de cambio que tenemos la sociedad.

Detrás hay mucho trabajo de mucha calidad, mucha paciencia, mucha constancia y sobre todo un gran equipo.

Aspirar a objetivos difíciles, cuasi-imposibles o directamente imposibles, pero JUSTOS es lo que todas las mañanas mueve a muchas personas, mueve para intentar cambiar algo las cosas.

El tratado no es perfecto, pero incorpora prohibiciones enérgicas contra las transferencias de armas que vayan a ser utilizadas para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra o facilitar su comisión. Y obliga a los gobiernos a evaluar los riesgos para los derechos humanos antes de dar luz verde a ciertas transferencias.

Hoy es un día de terremoto para los Derechos Humanos y un mal día para los que se forran a costa del sufrimiento de los demás. Desde hoy convertir la muerte en negocio ya no es tan fácil. Hoy tenemos un tratado que va a contribuir a salvar vidas. El día imposible es hoy.

 

PD: Enhorabuena a mis compas reincidentes que tanto trabajaron por este objetivo en diferentes momentos. En el próximo encuentro lo celebramos!!!

Publicado por Maria

Activista convencida de la necesidad de incidir para conseguir cambiar y evolucionar. Responsable de la Incidencia Política en temas internacionales en Amnistía Internacional. Este es un blog personal.

Únete a la conversación

14 comentarios

  1. Maria, soy la coordinadora (hasta dentros de un par de semanas) del grupo de Valencia. Gracias a ti, por haber creido en la utopia e insistir. Hacer esa labor didactica y abrirnos los ojos.Por hacer ese trabajo magnifico y entregado.Por contagiarnos tu entusiasmo por ir mas allá…..

  2. Hoy es un día grande, no hay muralla que no caiga!
    Bonita foto María, se ve que el acto de Bilbao contribuyó al éxito!

  3. Por fin!!
    Estoy muy orgullosa de formar parte de AI veo que poquito a poquito se pueden hacer grandes azañas!!
    Desde valladolid: mil enhorabuenas!!

  4. Lo bueno de perseguir utopías es que de vez en cuando se alcanzan metas que parecían imposibles…MIL ENHORABUENAS Y MILLONES DE GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO!!!!!!

  5. Cuando le digo a la gente que llevo en este tema desde 1996 (campaña por la Transparencia) ponen cara de marcianos. Hoy yo también estoy contenta y te agradezco tus comentarios y este blog.

  6. Como “viejo” (en sentido propio y figurado) activista de esta cosa que se llama A.I., no puedo sentir otra cosa que una inmensa satisfacción, un inevitable orgullo, un sentimiento de que “esto vale la pena” y una especie de compromiso de seguir en la brecha. ¡Sí, la de los ingenuos, la de que se nos tildan de utópicos soñadores! Nota para la historia: Si no hubiera sido por esos utópicos, hoy no existirían derechos sociales, ni derechos de la mujer, ni de la infancia, ni de la cultura, ni de los asalariados, ni de … ná!
    Así que un triunfo, pero como en todo, sin perder la atención: ahora hay que cuidar que se cumplan los compromisos contraidos. ¡Bien por AI y por quienes han colaborado con ella!

  7. Enhorabuena y gracias por tu dedicación. Un bello resumen del trabajo realizado para poder celebrar una gran noticia.

  8. Comparto con vosotras el sentimiento de que es un gran día. Mucha gente no se lo cree, pero habrá que conseguir que sea una feliz realidad. Primero información, luego prohibición del comercio, después eliminación … y (con más cosas dsde luego)… llegará la paz

  9. En un pequeño (o no tanto) de Bilbao, conseguimos más de 120 firmas de alumnos para lograr este éxito colectivo. Proximamente los alumnos saldrán al patio para alegrarse de esta buena noticia… SI SE PUEDE!!! No a la guerra. Ojalá las nuevas generaciones tomen conciencia del mundo en que viven y se comprometan por su transformación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.