La Román, mi compañera de aquí al lado, sabe que me gustan las imágenes, y el otro día me regalaba esta preciosidad. Curiosa, fui a enterarme de dónde venía: cada 30 de enero se celebra en la India el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi. El año pasado más de 450 niños marcharon en la ciudad india de Kolkata en homenaje a la marcha pacífica de Gandhi en 1930 para protestar contra el impuesto sobre la sal británico, algo que desencadenaría el movimiento independentista hindú.

Y la imagen me hizo pensar. En la India, los niños se visten de Gandhi para homenajear a uno de sus grandes líderes sociales, reconocido en todo el mundo,que defendió la paz y la revolución no violenta. Si los niños en España quisieran homenajear a un líder social ¿de quién se vestirían? ¿De Adolfo Suárez? ¿De San Juan de Ávila? ¿De Sabino Arana? ¿De tienda de campaña Quechua?

Es triste, reconozcámoslo. No tenemos ni un líder social del que estar orgullosos. Ni uno. Esto dice mucho de un país, o mejor dicho, dice poco. ¿Qué nos pasa?

En mi blog pre-reincidente ya escribí sobre el tema, y achacaba esta falta de líderes visibles a la manía, creo que tan española, de machacar a cualquier persona que destaque. El liderazgo está mal visto en este país, lo que se lleva es la masa, la asamblea, la organización. Pero si una persona destaca en una causa, pronto se encarga la gente de decirle que no personalice, que esto es una lucha de todos. Como si ambas cosas fuesen incompatibles. Rosa Parks, Martin Luther King, Gandhi, Mandela, fueron líderes en organizaciones, pero con un carisma y una forma de ser particular que les hacían, con humildad, avanzar la causa de su organización.

Estoy segura de que en alguna parte se esconde la Penélope Cruz del cambio social. Y espero que sea una mujer, no se enfaden.

Por cierto, si no les ha gustado la entrada échenle la bronca a la Román, que me vuelve loca con estas cosas que me envía y está deseosa de que los lectores participen.

Y si quieren leer más sobre lo que opino, aquí tienen mi entrada “No es país para líderes“.

 

 

Publicado por Irene Milleiro

Enganchada a la Justicia, las causas sociales y las series. Me divierto defendiendo lo opuesto a lo que estás diciendo, y después nos vamos de cañas. Soy directora global de campañas en Change.org, pero en este blog las opiniones son personales, y mucho.

Únete a la conversación

8 comentarios

  1. Me parece una visión muy acertada y necesaria en estos momentos. Desde luego que la valentía del liderazgo no está reñida con la pertenencia a un grupo o comunidad. Y de hecho, una comunidad que se mueve necesita líderes… aunque sea líderes de uno-a misma.

  2. Estoy de acuerdo contigo y me gusta mucho cómo lo expresas. Nos toca revisar tantas cosas que digo yo tendrán que ver en cierto modo con lo que nos está pasando…ésta sin duda entre otras!

    Comparto la entrada en mi blog, vale?

  3. Me parece buenísmo tu artículo, excepto por una cosa…¿por que tiene que ser mujer? ¿Que importa? Mientras sea una persona de referencia en materia de igualdad social y demuestre carisma en estos tiempos extraordinarios en los que necesitamos un liderazgo extraordinario que desgraciadamente no tenemos :(

  4. Gran pot, Irene. Comparto y me encantan tus reflexiones así como el sueño de que aparezca alguna lideresa, a poder ser mujer, claro que sí. Algunos referentes tenemos, aunque no con tanta furza. Estoy pensando en La Pasionartia, por ejemplo, aunque no sean en la misma línea. Un beso!

  5. Gran post, Irene, muchas gracias. Comparto y me encanta tu reflexión, así como comparto el deseo de que si aparece, sea una mujer, calro que sí. Me haces pensar en algunos ejemplos, que aunque no son en la misma línea, ni tienen tanta fuerza, estan en la memoria colectiva. Pienso, por ejemplo, en La Pasionaria. Un beso

  6. No quedan líderes aquí. En la historia ha habido algún que otro líder nacional, pero me parece que sólo son reconocidos post mortem. En vida es lo que tu dices: como hienas a por el que destaca, no vaya a ser que nos haga sombra. Así nos va

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.